miércoles, 1 de junio de 2011

Hacerse María José Gómez Redondo





















Un hacerse continuo y repetido nos hace cobrar conciencia de que no tenemos próxima vez, cada momento es único, distinto.
En los autorretratos sin contorno: "Ahora duermo", "Ahora lloro", "Ahora río" y "Ahora pienso" el rostro nace del interior, del movimiento que genera la acción, del gesto.
Se descubren a sí mismos emergiendo de una oscuridad que les empapa. Oscuridad densa, que envuelve la cara y la reinterpreta.
La luz nos rescata, nos descubre y enmascara, las superficies se vuelven incandescentes como llamas, somos demasiado frágiles.