sábado, 4 de junio de 2011

El Bosque. María José Gómez Redondo










Como ideas de partida antes de realizar los bocetos de las

imágenes fotográficas apuntaba en el año 1990

El bosque como escenario de lo inquietante

· Lugar en el cual el “no ver” define tanto las situaciones como el “ver

· lo próximo como invisible

· El bosque como escenario de lo inquietante

· El bosque oculta el bosque

· El bosque como escenario por antonomasia de la

narración (infantil)

· El bosque como escenario del yo, construir narraciones en primera persona, dando importancia al sentido del tacto

· Aparición de la mano como elemento de relación: personaje y bosque.

· relación metonímica: está cerca; relación metafórica: se parece



Inventé una narración de la cual fui extrayendo los títulos para los cuadros, que querían mostrarse como instantes largos, como secuencias en una película.....

Paseamos por caminos obscuros observados a Través de las ramas; tememos lo que no vemos . No sabemos si somos nosotros o los otros, y esperamos... Está parado entre los arboles. Aguardamos la sorpresa... El se esconde, en el bosque. Ella se sitúa donde difícilmente se la vea, corta una rama mientras espera que sucede. En el bosque el bosque se oculta, y los ruidos nos muestran que hay silencio, los objetos se vuelven peligrosos esperando los desenlaces de las historias. Siempre sucede un instante antes...



1 comentario:

Iratze Gartzía dijo...

Precioso trabajo. Me encanta cómo fundes las imágenes en la composición. Un saludo.